Vivienda

CILUS defiende el derecho fundamental del acceso a la vivienda de cualquier persona, sin distinciones y en igualdad de condiciones. Es un derecho fundamental para garantizar el desarrollo personal y profesional de las personas.

En este sentido, creemos firmemente que, de entre los objetivos principales de una buena política de vivienda se hallan: la cohesión social y territorial, la sostenibilidad y sobretodo la creación un marco sólido para el favorecimiento de la competitividad económico-laboral.

Creemos en la necesidad de tener un sistema de asignación de ayudas a la vivienda más justo y transparente.

Para ello proponemos:

  • La rehabilitación, fomentar la cultura de la vivienda en alquiler, la puesta en valor del stock de viviendas usadas vacías y la movilización del stock de vivienda nueva.

  • Luchar contra el problema de la sobreocupación y de la infravivienda en todas sus vertientes para que todas las personas dispongan de una vivienda digna.

  • Afrontar la problemática de las “viviendas vacías”, incentivando a los propietarios para que alquilen sus inmuebles.

  • Potenciar la mediación de las Cortes de Arbitraje para evitar procesos más largos y duros para las partes implicadas

  • Acometer modificaciones sustanciales en las políticas de alquiler y legislación arrendataria, aumentando las obligaciones y las garantías de las partes implicadas. 

Plan de Vivienda orientado al alquiler social:
  • Construcción y gestión de viviendas municipales: Pequeñas promociones de coste contenido con el fin de servir de vivienda de escritura pública al servicio del alquiler social.

  • Contribución al alquiler: Viviendas privadas en alquiler cuya renta es suplida en parte por la administración, en función de la situación de la unidad familiar.

  • Negociación de alquileres bajos con bancos y grandes constructoras sobre viviendas vacías: Uso de viviendas/promociones vacías como viviendas de protección social.

Además proponemos:
  • Estudiar profundamente los tipos y condiciones de viviendas diferentes para asignarlos/reasignarlos a fines sociales.

  • Destinar la VPO únicamente al alquiler, y para personas que realmente lo necesiten.

  • Dotar de límite máximo en m2 a las viviendas con calificación VPO, estableciendo un criterio de proporcionalidad en la superficie según el número de miembros de la familia.

  • Incrementar al máximo la transparencia y el control periódico en las adjudicaciones de vivienda de alquiler sometida a algún régimen de protección.

  • Proponer que el Estado intervenga y adquiera inmuebles en subastas públicas y lo destine a fines sociales para los casos que crea conveniente.

  • Adoptar medidas compensatorias de mayor calado a la hora de la desgravación en la compra o alquiler para ayudar a las rentas más bajas.

  • Revisar la Política de Suelo aplicando criterios enfocados a las personas y no a la mera especulación urbanística. 

  • Favorecer la asignación de ayudas directas en detrimento de las desgravaciones fiscales. 

En resumen, promoveremos la introducción, en materia de política de vivienda, de un modelo de gestión más eficaz, transparente, y adaptado a las necesidades actuales y tendencias del mercado urbanístico y laboral, siempre ayudando a los ciudadanos que lo necesitan, pero sin perjudicar la iniciativa privada. 

Comments