Política social

El actual contexto social de crisis es más necesario que nunca que el Estado active todos los mecanismos de ayuda previstos por la Ley. A los recortes de los salarios no debe responder el Estado con unos recortes en las prestaciones sociales, ni debe pretender el Estado que las ONGs cubran las carencias en las obligaciones que le incumben a él.

Violencia de género

Debe ser inherente a nuestra cultura la igualdad real entre personas de cualquier sexo. La Educación es un pilar fundamental para erradicar esta lacra social. Por ello desde CILUS trabajaremos para:

  • Favorecer la inserción laboral de personas afectadas por la violencia de género y de la inserción social de sus hijos, apoyando a este colectivo con formación específica y otorgando beneficios fiscales a empresarios que las contraten.

  • Prestar apoyo jurídico gratuito a mujeres maltratadas sin recursos que así lo requieran y soliciten.

  • Colaborar con gobiernos autonómicos para establecer viviendas gratuitas para víctimas y personas a cargo.

  • Fomentar la igualdad en lugares públicos, en colegios y en funcionarios del Estado: charlas informativas en escuelas, colegios, institutos, comisarías y en cualquier lugar donde haya trabajadores del Estado o CCAA.

  • Apostamos por un gran pacto de Estado contra la violencia de género.

Ley de Dependencia

En CILUS defendemos la igualdad de todos los españoles vivan donde vivan. Son muchas las personas dependientes que viven en nuestro entorno y que se encuentra tremendamente silenciadas. La Atención Primaria de nuestra sanidad y los servicios sociales son consciente de ello y trabajan día a día por y para las personas dependientes y su círculo más próximo, comprobando las carencias que tienen. En muchas ocasiones se conceden las ayudas pero éstas no son percibidas hasta pasados un tiempo, que pueden convertirse en años. Por todo esto proponemos:

  • Otorgar la competencia de Dependencia al Estado, colaborando de manera permanente con las entidades locales, servicios sociales y centros de salud de Atención Primaria, ya que son un pilar fundamental y actúan como puente entre las personas que soliciten la ayuda y la Administración Central.

  • Desarrollar programas de seguimiento de dichas ayudas para valorar que realmente son útiles y modificar las ayudas en caso de que no sean, aumentando, modificando o suprimiendo las prestaciones según posibilidades y situación de las personas dependientes y su entorno.

  • Agilizar el tiempo de espera desde la solicitud y concesión de las ayudas hasta la percepción real de las mismas por los beneficiarios.

Ayudas a la natalidad y a la juventud

El reemplazo generacional no se está produciendo en España en estos años. A medida que avanzamos en el tiempo aumenta el número de personas mayores, llegando a ser más abundante que la joven según estimaciones. Esto supone que una minoría soportaría la atención y prestaciones de personas mayores (sanidad, servicios sociales, jubilaciones...). Es inviable.

Por ello desde CILUS proponemos:

  • Ayudas recién nacidos y hasta que cumplan los 5 años: descuentos en adquisición de productos de básicos tanto para él como para la madre.

  • Mejora en las condiciones laborales por baja maternal.

  • Emancipación: España se encuentra entre los países en los que lo jóvenes se emancipan más tarde, con los consiguientes problemas derivados. Por esto proponemos favorecer la emancipación a trav s de medidas que incentiven el alquiler joven a través de convenios con entidades bancarias aprovechando sus viviendas vacías.

Custodia compartida

En CILUS defenderemos la custodia compartida entre padres y madres, siempre que no sean casos de violencia de género o falta de seguridad y/o estabilidad para los menores nacidos de esa relación. Lucharemos para que los progenitores sean los que deban dejar el domicilio, turnándose para vivir en él, para que los niños y las niñas tengan un hogar fijo de referencia donde vivir.

Drogas y adicciones

En Ciudadanos Libres Unidos abogamos por una renovación del Plan Nacional sobre Drogas que se ajuste a las complejas características de nuestra sociedad y preste especial atención a los sectores más vulnerables como jóvenes y personas en riesgo de exclusión.

Apostamos también por que se estudie la despenalización de algunas drogas blandas, así como de una ley reguladora del consumo y tenencia de las mismas para el consumo personal. Entendemos que la simple prohibición y represión de la oferta y demanda de drogas ilegales no es suficiente, y que una regulación adecuada sería una manera de acabar el narcotráfico, además de suponer un ingreso en las arcas del Estado de los impuestos que resultaran de la comercialización, como ya ocurre con drogas legalizadas (tabaco y alcohol).

Prostitución

CILUS está a favor de la legalización de la prostitución y la regularización del ejercicio como actividad económica con un régimen especial de la Seguridad Social. 

  • Defenderemos un marco legal regulado para el ejercicio de la prostitución voluntaria. Éste permitiría una mayor protección y seguridad de las personas que se dediquen a tal actividad, velando por la voluntariedad de su ejercicio y por el control de las condiciones de salubridad e higiene en su práctica. Se permitirá así la incorporación regulada al mundo laboral en régimen de autónomos de aquellas personas que decidieran ejercer esta profesión.
  • Esta regulación ha de prestar especial interés a reforzar la persecución de las redes criminales de explotación sexual, así como una modificación legislativa que aumentase las penas por esta tipología delictiva.

Interrupción voluntaria del embarazo

En CILUS abogamos por una ley de salud reproductiva que garantice el derecho a la vida del non nato, sin embargo, somos conscientes de que el Estado no puede menoscabar la capacidad individual de la mujer embarazada para decidir. Equilibrar la ley en este sentido debe ser exclusiva competencia médica y siempre bajo criterios clínicos con el fin último de minimizar el daño causado.

En concreto actuaremos en los siguientes sentidos:

  • Redacción de una Ley basada en casos y con un plazo máximo de tres meses, con la salvedad de que peligre la vida de la madre, que garantice el acceso igualitario y seguro de toda mujer embarazada a técnicas de interrupción del embarazo en unas condiciones que garanticen la seguridad de la madre.
  • Ofrecer información completa a la mujer embarazada. En ningún caso se promoverá el uso del aborto como técnica de planificación familiar, sino como último recurso.
  • Ofrecer información con el fin de evitar los embarazos no deseados y por tanto la posibilidad de aborto.
  • Establecer un sistema completo de ayuda, en función de la riqueza de la unidad familiar, para garantizar la solvencia económica de las mujeres que, aún sin medios, deciden continuar con su embarazo, anulando de esta forma el motivo económico de la decisión de la mujer embarazada.
Comments