La Europa que quiere Cilus

“Nos sentimos muy españoles, pero queremos otra España”. “Nos sentimos muy demócratas, pero queremos otra Democracia”. Lo mismo que decimos de España o de la democracia, podemos afirmar de Europa: “Nos sentimos muy europeos, pero QUEREMOS OTRA EUROPA”.

Somos europeos por convicción pero también por necesidad. Por convicción, porque la Unión Europea ha logrado acabar con la eterna rivalidad entre Francia y Alemania y porque nos ha hecho ver a nuestros respectivos vecinos, en nuestro caso a los franceses y a los portugueses, como unos ciudadanos más, no como unos enemigos. La Unión Europea ha reforzado nuestra democracia y es una garantía de la misma. Europeos por necesidad, porque los países europeos por separado, no podremos hacer frente a la globalización.

Queremos la Europa de los ciudadanos, y no sólo la Europa de las mercancías y de los políticos.

Una Europa que no permanezca impasible viendo cómo se desmorona nuestro estado del bienestar y cómo aumentan las cifras de paro, sobre todo en algunos países de la Unión.

Una Europa que controle no sólo los atentados contra la libertad de mercado, sino, sobre todo, los atentados contra la democracia, contra los Derechos Humanos, Civiles y Ciudadanos.

Una Europa que participe más activamente en la regulación necesaria frente a los efectos no deseados de la globalización, más independiente frente a los grandes grupos de presión multinacionales y económicos.

QUEREMOS UNOS ESTADOS UNIDOS DE EUROPA Responsabilizamos a las instituciones de la Unión Europea de que:

  1. Se han preocupado de crear un gran mercado pero no una verdadera Unión Social Política y Económica entre todos los ciudadanos.

  2. No han sabido controlar la deriva económica y financiera hacia la que se estaban dirigiendo algunos países de la Unión.

  3. No han sido capaces de darse cuenta de que la unión monetaria, sin una unión económica y fiscal, podría originar muchos problemas, como así ha sido.

  4. A pesar de estar en peligro el estado social europeo, no se estén tomando con urgencia las medidas necesarias.

  5. Su política comercial está favoreciendo a las grandes empresas internacionales –muchas de ellas europeas-, mientras está perjudicando a las pequeñas y medianas empresas y a los trabajadores europeos. Se están desmantelando las fábricas de Europa para fabricar a precios abusivos en los países emergentes, practicando la injusticia social y ecológica.

  6. Está exigiendo austeridad a los países miembros cuando la Comisión y el Parlamento Europeo están despilfarrando el dinero de los ciudadanos:

¿Son necesarias realmente las embajadas de la Unión Europea, mientras cada país y a veces cada una sus regiones mantienen las suyas propias? ¿Son necesarios tantos intérpretes y traductores?
¿Para qué sirven las oficinas del Parlamento Europeo y de la Comisión en las grandes ciudades de los países miembros cuando casi todo esto se puede hacer de una manera centralizada para todos ellos?

g. Haya fronteras para las llamadas de teléfono dentro de la Unión y también para el precio de la prensa.

LA EUROPA QUE PROPONEMOS:

  1. Elección directa del Presidente de la Unión Europea, que deberá celebrarse el mismo día en todos los países de la Unión.

  2. Elección directa de la mitad de los eurodiputados en un solo colegio electoral que abarque toda la Unión Europea, en listas no bloqueadas, correspondiendo la otra mitad al resto de los países miembros.

  3. Creación de una auténtica Unión de Estados Europeos para todos aquellos estados miembros que así lo deseen y busquen una mayor integración. Aquellos estados que deseen seguir con la situación actual, constituirían un segundo grupo, pero ya no podrían frenar ni impedir que otros avanzaran hacia una mayor unión.

  1. MásEuropaymenosnacionalismostantodelosEstadoscomodesus regiones.

  2. Que las múltiples embajadas de los países miembros de la Unión Europea sean sustituidas por una única representación que sustituya a las mismas, que deberían quedar relegadas a delegaciones comerciales.

  3. Reducción del presupuesto de la UE destinado a traductores e intérpretes. Potenciación del uso de un idioma común en las instituciones comunitarias.

  4. Lucha contra la corrupción en la selección de los funcionarios, sobre todo de los altos cargos dentro de las Instituciones.

  5. Unas políticas comunes de toda la unión Europea para aquellos campos en los que las políticas nacionales de los Estados miembros se hayan mostrado ineficaces o insuficientes.

  6. Cuando sea necesario realizar un referéndum sobre cuestiones europeas, pedimos uno único a nivel de toda la Unión Europea, y no por separado en cada uno de los Estados miembros.

  7. Que la Unión Europea desempeñe un papel más activo y contribuya a una efectiva regulación mundial de la economía y de las finanzas. La falta de esta regulación está dejando a Europa con las manos atadas frente a los grandes poderes financieros multinacionales y los paraísos fiscales.

  8. Supresión de las oficinas del Parlamento Europeo y de la Comisión en los países miembros, centralizando sus servicios.

  9. Elaboración de mecanismos de defensa ante la ciberdelincuencia y las intrusiones en los ordenadores privados.

  10. Revisión profunda de la política agrícola común y de la política de la pesca.

  11. Una Europa que se preocupe de forma más activa de los grandes problemas que afectan a los ciudadanos europeos, como por ejemplo la creación de empleo y la auténtica libre circulación de personas.

  12. Pedimos una unión no solo monetaria, sino también política económica y fiscal. 

  13. Legislación unificada en toda la Unión Europea en materia de energía y medio ambiente. 

  14. Armonización de las políticas sanitarias y de investigación.

  15. Un política migratoria común, con centros de acogida en los países de las fronteras exteriores a cargo del presupuesto comunitario. 

(Aprobado por el Comité Ejecutivo el 25/10/2015)
Comments