Educación

En las últimas décadas han surgido siete reformas educativas, con el consiguiente desequilibrio que esto supone para los agentes protagonistas; alumnos y profesores principalmente. Parece de sentido común, pues, un Pacto de Estado de Educación que aporte estabilidad al sector.

Es necesario plantearse que cuestiones esenciales como la educación deben quedar alejadas del partidismo para así realzar su importancia y su propia entidad.

En el marco esencial de la Constitución es desde donde debe partir este pacto, que respete al máximo la libertad de enseñanza recogida en el Artículo 27.

Para esto, desde CILUS apostamos por definir un sistema educativo sostenible en el tiempo y que disponga de unos mecanismos que permitan medidas puntuales de mejora o rectificación de los problemas que pudieran derivarse de su aplicación.

A su vez, la educación se ha venido convirtiendo en un punto de desigualdad entre distintas zonas de nuestro país en términos de calidad y gratuidad.

Modelo educativo

Desde CILUS apostamos por:

  • Una educación en España de calidad, gratuita y universal en todas sus etapas obligatorias.
  • Una homogeneización a nivel nacional de los diferentes sistemas autonómicos de enseñanza, con una ley de educación única.
  • Unos cuerpos docentes de Enseñanzas Infantil, Primaria, Secundaria y Especiales únicos en el ámbito nacional, favoreciendo la movilidad del personal y la equiparación en todo el territorio.
  • En las comunidades autónomas con lenguas cooficiales, un sistema de enseñanza trilingüe con español, lengua cooficial y primera lengua extranjera a partes iguales.
  • En las comunidades autónomas sin lengua cooficial, apostaremos por el bilingüismo.
  • Mantener fuera de la escuela la formación religiosa.
  • Libros de textos gratuitos y de varios usos durante toda la educación obligatoria.
  • Unos valores éticos, constitucionales y de respeto a las libertades transversales a todo el sistema educativo.
  • Reducir la ratio de alumno por clase tanto para la red de centros públicos como privados/concertados.
  • Garantizar la enseñanza en las zonas rurales en riesgo de aislamiento, despoblación o desfavorecidas, fomentando la concentración escolar.
  • Garantizar la libertad de elección de centro educativo.
  • Apostar más por la escuela pública que la concertada, garantizando 

    plazas suficientes.
El mejor valor, nuestros docentes:
    1. Apostamos por un modelo en el que se valore su formación, su implicación y su labor, reflejándose en su promoción profesional o reconocimiento económico.

    2. Disminuir la burocracia, acentuando más en la dinamización pedagógica y la propia labor docente.

    3. Formación de los Inspectores de Educación hacia la pedagogía de las distintas especialidades y niveles, favoreciendo la misma. Inspectores de Educación especialistas y auténticamente conocedores de la diversidad y complejidad de nuestro sistema educativo.

    4. Valorar y fomentar el tiempo de la formación continuada.

    5. Modificar de forma racional el concurso de traslados, de forma que se valoren más los años de servicio.

    6. Dotar a los centros de recursos materiales, digitales, docentes, orientadores y logopedas.

    7. Reconoceremos la condición de autoridad pública. 

            Comments