Ciudadanos Libres Unidos (CILUS) se opone a CETA y TTIP y exige un profundo debate parlamentario

publicado a la‎(s)‎ 30 sept. 2014 4:22 por Cilus Ciudadanos Libres Unidos
NOTA DE PRENSA

 La semana pasada se firmó el Tratado de Libre Comercio entre la UE y Canadá, muy similar al tratado en negociación con Estados Unidos.

Ciudadanos Libres Unidos (CILUS) critica que, hasta la fecha, la Comisión Europea había negociado el tratado sin ninguna transparencia, a puertas cerradas. Sólo filtraciones a la prensa permitieron conocer algunos detalles. Es una demostración más de la falta de democracia y transparencia en la gestión de la Unión Europea.

CILUS considera que es inaceptable que la Comisión Europea dé las negociaciones con Canadá por cerradas y el tratado por firmado, sin que haya un debate previo y una votación por parte del Parlamento Europeo, única institución de la UE que es elegida democráticamente. No se puede permitir la entrada en vigor de un tratado negociado a espaldas de los ciudadanos europeos.

El CETA no tiene en cuenta, entre otras, las peticiones de los sindicatos ni la soberanía legisladora de los estados europeos. El punto más polémico es el mecanismo llamado “Investor o State Dispute Settlement” (ISDS), por el que se reservan acciones especiales a los inversores privados por las que éstos pueden demandar a los estados y que socavan las legislaciones nacionales. No puede ser que los tribunales de arbitraje de la jurisdicción voluntaria privada tendrán la capacidad de condenar a los estados al pago de indemnizaciones por lucro cesante.

Además, las disposiciones que deben garantizar los derechos de los trabajadores no han sido redactadas de manera que permitan su realización efectiva. Los sindicatos exigen que estos derechos deben regirse por los mismos mecanismos que en la legislación ordinaria.

Otro aspecto negativo es la liberalización de servicios y su irreversabilidad. El Secretario General de CILUS, Pedro Schwenzer, constata que “el problema que plantean ambos tratados no es tanto el libre comercio, que en cierta medida ya existía, sino sus disposiciones sobre la protección de las inversiones”.

Ciudadanos Libres Unidos (CILUS) insta a la Comisión Europea que someta el CETA y el TTIP a un profundo debate parlamentario antes de que pueda entrar en vigor en 2016, porque la mayor relevancia del Parlamento Europeo que Martin Schulz y Jean Claude Juncker prometieron durante las elecciones europeas, sigue siendo papel mojado.  

Comments